El ave que no conoce la noche

En 2014 Albert Bargués parte con El Sterna rumbo a la latitud 80 en el Océano Glaciar Ártico, buscando el verano más largo. Surcando los polos Bargués perseguiría el sol, sin perderlo de vista en 365 días. Goroka se enrola con él para realizar el proyecto Latitud 80 y este homenaje al centenario de Orson Welles y al Moby Dick de Melville.
Esta pieza estrenada en Nowness fue un encargo de Eldorado, y fue premiada con el LAUS D’OR en comunicación digital, Categoría virales.

White Whale

Sterna paradisaea es el nombre científico del charrán ártico, un ave marina que hace la migración más larga conocida en el reino animal: unos 71.000 km anuales. Tras criar en las zonas boreales vuela, hasta los océanos de la Antártida para después emprender el viaje de regreso. Siempre en latitudes en las que nunca se pone el sol. Los científicos calculan que este pequeño pájaro de tan solo 100 gramos recorre en su vida lo equivalente a tres viajes de ida y vuelta a la luna.

Albert Bargués mirando la carta náutica junto al escritor y guionista Javier Argüello

Mi fascinación por la aventura me viene ya de pequeño, cuando leía los cómics de Tintín, y siguió gracias a Melville, Conrad y Stevenson. Por eso cuando oí hablar a Albert de los “lugares de la tierra a los que solo se llega navegando” me atrapó al instante.

Guille Cascante, director

Cada vez que me sorprendo poniendo una boca triste; cada vez que en mi alma hay un noviembre húmedo y lloviznoso; cada vez que me encuentro parándome sin querer ante las tiendas de ataúdes; y, especialmente, cada vez que la hipocondría me domina de tal modo que hace falta un recio principio moral para impedirme salir a la calle con toda deliberación a derribar metódicamente el sombrero a los transeúntes, entonces, entiendo que es más que hora de hacerme a la mar tan pronto como pueda.

Moby Dick, Herman Melville

Si de algo adolece Goroka es de la enfermedad del mar. Este vínculo nos define y, como al capitán Ahab, cuando ya llevamos un tiempo en tierra, el mar nos llama. Su extensión, su fuerza, todo lo que esconde en él es como un imán para nosotros y lo vivimos de la única manera que sabemos: bajo nuestra mirada.

White Whale

Back to top Back to top